Volver al pasado

Líderes del Partido Nacional proponen una serie de medidas de precarización del trabajo que incluyen eliminar el salario mínimo nacional y la negociación colectiva. Dos herramientas que han resultado fundamentales para la mejora de las condiciones laborales.

Esta semana, durante su gira por Río Negro, el precandidato del Partido Nacional Luis Lacalle Pou anunció su voluntad de disminuir los ámbitos de negociación colectiva que fueron reinstalados en 2005. Pocas horas después el economista Gustavo Licandro, ex jerarca del gobierno del Partido Nacional propuso, durante un desayuno de ADM en el Club de Golf la eliminación de los consejos de salarios y del salario mínimo nacional asociando estas medidas al objetivo de generar nuevos empleos y que cada trabajador negocie su salario en forma individual. Según consigna el diario El País Licando no integra hoy los cuadros técnicos de Lacalle Pou pero sí ha participado en algunas de sus actividades. Una de ellas fue el acto en la Paloma, Rocha a fines de enero.

El fin de las convocatorias a los Consejos de Salarios fue la primer gran transformación
regulatoria de la década en el marco de la “desregulación velada” a que Supervielle-
Quiñones (1999) hacen referencia. Con esto, los ajustes salariales y las condiciones de
empleo en el ámbito privado comenzaron a ser definidos exclusivamente por las
empresas, sin mediación alguna por parte del Estado que tan sólo mantuvo su posición
como garantizante del Salario Mínimo Nacional, Rural y Doméstico.

Desde el Instituto Cuesta Duarte del Pit-Cnt, se advierte que el proceso de desregulación que se llevó adelante en la década de 1990 y principios de los 2000, se llegó a tener 120.000 unipersonales registradas, aspecto que claramente limita los derechos y garantías a los trabajadores.

Las medidas hoy propuesta y ya implementadas en la década del 90, trajeron como resultado la precarización de las relaciones laborales y la disminución de los derechos de los trabajadores, reducción salarial, aumento del desempleo y subempleo.

¿Qué pasa ahora?

El ministro de Trabajo y Seguridad Social Ernesto Murro informó el pasado mes de noviembre que de los 198 ámbitos de negociación colectiva comprendidos en la séptima ronda de los Consejos de Salarios, retroactivos al 1º de julio, ya se han cerrado 195. Destacando que empresarios y trabajadores acordaron conjuntamente en casi el 90% de estos ámbitos. «Este es el mejor ejemplo de la negociación colectiva en el Uruguay a través de los Consejos de Salarios».

Este casi 90% de acuerdos entre empresarios y trabajadores incluye un 40% que en forma bipartita se acordó por encima de la propuesta del Poder Ejecutivo. «Otro ejemplo de libertad de negociación», manifestó Murro.

Aunque todavía se están analizando las cifras, aproximadamente 100.000 empresas privadas y un millón de trabajadores están siendo representados por sus delegados a través de las cámaras y los sindicatos en la negociación colectiva.

Uno de los resultado de estas negociaciones es  el aumento del 56% del salario real y el 150% del salario mínimo.

Solo queda preguntarse ¿A quién beneficia y a quién perjudica las acciones propuestas por el precandidato nacionalista?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *