Turismo en Uruguay: “El país dejó de tener temporadas malas”

Uruguay minimizó una vez más un impacto que podría ser mayor para el turismo del país con un trabajo serio y coordinado entre públicos y privados superando grandes crisis y dejando atrás las temporadas malas.

El Ministerio de Turismo presentó las cifras del año 2018 de ingreso de visitantes y de divisas que aporta el turismo al país. En el 2018 ingresaron al país 3.711.948 visitantes y se generaron 2154 millones de dólares, cifra que ubica al turismo en el principal rubro de exportación de servicios del país.

El análisis de los datos, nos muestra que en comparación a 2017 tanto el ingreso de divisas como de visitantes disminuyó del entorno al 16% lo que obliga a un análisis en el sector:

¿Hay crisis en el turismo del país?

Uruguay viene de varios años de crecimiento consecutivo en turismo.  En estos últimos 13 años los medios anunciaron récords de visitantes y de ingresos de divisas al país año a año. Uruguay se convirtió en uno de los pocos países del mundo en tener más visitantes que habitantes y las divisas generadas por el turismo pasaron a ser el rubro principal de las exportaciones.

El Ministerio de turismo se propuso que hubiera turismo en todo el país, todo el año y para todas las personas. En Uruguay se dejó de hablar de temporada de sol y playa para hablar de turismo de congresos, cruceros, termal, minero, espacios de naturaleza, náutico, LGBT, entre tantas opciones que han surgido en estos últimos años.

Agregar valor a la cadena turística trajo como consecuencia un crecimiento de divisas para el país. En 2005 Uruguay generaba 500 millones de dólares de ingresos por turismo, hoy los ingresos se cuadruplicaron. Afirmar que hay crisis en el sector como lo quiso imponer el ex presidente de la Cámara de Comercio y Servicios Carlos Perera no solamente es una falacia sino que también denota una gran ignorancia y no valorar el trabajo entre públicos y privados que ha llevado a números tan exitosos.

El contexto internacional de incertidumbre y el impacto argentino.

Durante el año 2007 el gobierno uruguayo se afrontó una de las peores crisis para el turismo en el país, el gobierno kichnerista cortaba los puentes de paso de frontera sobre el Río Uruguay en protesta por la instalación de la papelera Botnia en Fray Bentos y el daño amenazó con ser irremediable. Se estimó que el impacto de dichos cortes fue para el turismo lo que fue la crisis del 2002 para el país. En ese entonces, el Ministro de Turismo Dr. Hector Lescano, implementó beneficios para turistas extranjeros consistentes en rebajas impositivas y tax free, entre otras medidas que fueron aplicadas con éxito por el gobierno.

Las retenciones al turismo argentino.

Unos años después surgieron las retenciones al turismo en el país vecino. Las compras de argentinos en el exterior fueron gravadas con 30% de impuestos, otra medida que buscaba desestimar el flujo de turistas argentinos al extranjero, provocando un impacto negativo al turismo en Uruguay.

En el año 2015 el cambio de gobierno en Argentina y la victoria de Macri fue festejada por los partidos tradicionales de Uruguay y principalmente en Punta del Este. Aquel 22 de noviembre de 2015 en una Argentina tan polarizada, el 51% festejó en las calles, pero no fue en el único lugar, en Punta del Este muchos se vestían de esperanza tras la victoria de Macri, sin saber que les esperaba la peor devaluación en la historia del país y que las promesas de su campaña iban a ser imposibles de cumplir.

El segundo semestre del año 2018 para los argentinos fue catastrófico. La devaluación de la moneda alcanzó un 100,2% la cifra más alta de todas las monedas del mundo, la suba de tarifas en reiteradas oportunidades -en algunos casos hasta multiplicándose por 1000%- y el salto del precio del dólar que en unos meses subió de $Ar 15 a $Ar 40 han provocado la peor crisis en la historia reciente de la Argentina y generaron un impacto inevitable para el turismo en el Uruguay.

En un mercado que se nutre en un 61% del turismo proveniente de Argentina, sin dudas que los números iban a sufrir un fuerte impacto. La clase media debió recortar sus vacaciones para poder subsistir a la feroz crisis que atraviesa ese país, donde los nuevos pobres causados por la devaluación, la inflación y la recesión alcanzan a 14 millones de sus 44 millones de habitantes.

Uruguay una isla en la región:

Las turbulencias en la región han afectado al país, la preocupante situación de los países vecinos ha impactado en Uruguay que ha logrado mitigar esos efectos gracias a sus fortalezas financieras y políticas.

Uruguay con solidez logró un escudo ante las crisis económica de dos potencias como Brasil y Argentina, que ha devastado a dichos países, pero enfrenta un gran desafío para el turismo del país, altamente dependiente de los vecinos, aunque ha logrado abrirse a visitantes extrarregionales y ha apostado a nuevos productos como el turismo de congresos y cruceros con el objetivo de seguir generando divisas. En un contexto tan desafiante y negativo, es realmente destacable que el turismo en Uruguay siga generando 2100 millones de dólares, una cifra que era impensada alcanzar a principios del siglo XXI.

La ministra de turismo Liliam Kechichian afirmó hoy que la temporada 2018 fue la segunda mejor en la historia del país luego de la excepcional temporada del 2017.

Lo dicho: ya no hay temporadas malas en Uruguay.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *