La oposición se quedó sin ejemplo

El pueblo argentino quitó su respaldo al gobierno de Macri, los resultados de las elecciones primarias (PASO) de este domingo 11 de agosto de 2019, resultaron contundentes en su apoyo a Alberto Fernández y su desaprobación a Mauricio Macri, modelo de la oposición uruguaya.

El gobierno de Macri, elogiado por los principales candidatos de la oposición uruguaya Luis Lacalle Pou y Ernesto Talvi, fracasó también en las urnas, igual que lo habia hecho durante estos años en el aumento de la pobreza, el desempleo y la inflación, llevando estas cifras a récords históricos.

En las últimas semanas Lacalle Pou intentó desmarcarse del Macrismo, a pesar de que en 2015, cuando Macri accedió a la presidencia, le dedicó un afectuoso saludo al presidente argentino y felicitó al país entero mediante su cuenta de Twitter.

“Felicitaciones a @mauriciomacri y a la Argentina”. Agregando sus buenas predicciones al nuevo gobierno argentino.“Vamos a restablecer las relaciones normales y de cooperación entre nuestros países”, twitteó. El senador colorado José Amorín Batlle también hizo pública su emoción. “Felicitaciones a @mauriciomacri y @gabimichetti. Lo importante es que sea lo mejor para su pueblo. ¡Salud Argentina!”. “Alegría por el triunfo de @mauriciomacri ; oportunidad para Argentina; a las cosas!”,escribió Pedro Bordaberry. Por su parte Verónica Alonso escribió en su cuenta: “Hoy sopla un viento nuevo en la región. Argentina se animó al cambio”.
Efectivamente, se animó aquella vez y tras el rotundo fracaso del modelo de la oposición en la vecina orilla, hoy se vuelve a animar a hacer un giro a la izquierda.


Por su parte el precandidato colorado Ernesto Talvi viajó el año pasado a Argentina y mantuvo una reunión con Macri, en la que pudo conocer de primera mano la visión de los gobernantes argentinos sobre la situación que atravesaba nuestro vecino.

Talvi calificó de «formidable» (sic) al equipo económico argentino, y dijo que el problema es de «liquidez para afrontar vencimientos en el corto plazo y no de solvencia», y que «si se maneja bien y a tiempo efectivamente se habrá de controlar».

Un año después el modelo de Macri y la receta de Talvi de pedir préstamos al FMI no solo no soluciona los problemas sino que los ahondó, una vez más Talvi no pudo acertar sus predicciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *