Inversión inédita en educación

El incremento real del presupuesto para la educación fue de 165% entre 2004 y 2017

Uno de los principales “debes”percibidos por la sociedad uruguaya, en los 14 años de gobierno frenteamplista, es el de la educación. Quizá sea en ese rubro donde, además de las carencias que puedan existir, proyectamos la incertidumbre de un cambio cultural que ya sucedió.

El pasado 1 de marzo el Presidente Tabaré Vázquez realizó en el Antel Arena una nueva rendición de cuentas. Un discurso estructurado a partir de los compromisos asumidos en marzo de 2015, tuvo un espacio para la educación. Al respecto Vázquez se había comprometido en tres sentidos, incremento presupuestal, educación desde los 3 años y 75% de aprobación en estudiantes de ciclo básico.

De acuerdo a las cifras presentadas por el Presidente el incremento real del presupuesto a la educación fue de 165%, pasando de 32.154 millones en 2004 a 85.053 millones en 2017.

La inversión por estudiante aumentó 244% y por docente 186%. Es precisamente la inversión en educación la que explica el aumento de funcionarios del Estado ya que 40.000 de los nuevos puestos (la inmensa mayoría de los creados) corresponden a personal de la educación, alcanzando 85.000 docentes y garantizando el número necesario para que comiencen las clases en 2315 de las 2318 escuelas públicas, con la asistencia del 97% de los maestros, al tiempo que comenzó la distribución de útiles y de textos gratuitos para escolares.

Otro de los compromisos asumidos fue la universalización de la educación temprana y del idioma inglés. Hoy concurren a educación inicial 15.500 niños y niñas de 3 años y se logró una reducción histórica de repetición escolar que pasó del 8,64% en 2004 al 4,48% en 2017.


El pasaje de primaria a secundaria fue definido como estratégico. 74% de los estudiantes a los 20 años culminaron ciclo básico, el objetivo a 2020 es alcanzar el 75%. El 80% de los jóvenes de 18 años están insertos en el sistema educativo, los jóvenes que estudiaban en 2006 era de 52,6%.

Entre 2015 y 2018 se construyeron 38 edificios nuevos, se ampliaron 291 y se realizaron 3.333 obras de mantenimiento.

Pero quizá el más estructural de los cambios educativos tiene que ver con la descentralización, de mano de la UTEC, la descentralización de la UdelaR y la redimensión de la UTU, que este año alcanzará los 100.000 estudiantes inscriptos. De esta forma la educación pública técnica y terciaria llega a todo el país y asegura a miles de familias contar con la primera generación de profesionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *