Exportaciones agroindustriales aumentaron 250% desde 2005

Durante un almuerzo de ADM de este 24 de octubre, el ministro de ganadería, agricultura y pesca Enzo Benech brindó estos datos que revelan el enorme crecimiento de un sector que pasó de una exportación anual de 2.000 millones de dólares en 2005 a 7.000 en 2017, año en el que los titulares hablaban de la enorme “crisis del campo”.

Uruguay y el campo

Uruguay es, tanto desde la perspectiva social como económica, un país en el que el sector agropecuario ocupa un lugar de alta relevancia. Este vínculo con lo rural es anterior a la creación de nuestro país. A fines del siglo XIX, y debido a la importancia que adquiría la ganadería en nuestras tierras los campos fueron alambrados y su propiedad distribuida entre un pequeño número de familias consolidando la “oligarquía” uruguaya. Con este proceso se determinó la frontera agrícola mucho antes que en el resto de América Latina. Ya en esos momentos se hablaba de “la crisis del campo” y se configuró un vínculo que perduraría en el tiempo entre los terratenientes y el gobierno, que colaboró con el alambramiento de los campos a través de la exoneración de impuestos a la importación de alambre. Así se consolidó el latifundio y se eliminaron las medianas y pequeñas propiedades rurales, desapareciendo la clase media rural y reduciendo el número de trabajadores rurales que antes vigilaban los campos.

La oligarquía uruguaya

En 1962 el entonces Diputado Vivian Trías publica el libro llamado: “La Reforma Agraria en Uruguay”, en ella se describió con nombre y apellido las desde entonces famosas “Seiscientas Familias” dueñas del país. Pero en el estudio también se desprendía que además de ser propietarias de los más grandes latifundios, esas familias entrelazadas familiar y empresarialmente, eran las dueñas de los bancos, medios de comunicación, grandes industrias, las mayores empresas exportadoras, y en aquel momento fuertes vínculos con el Estado. Entonces ese grupo minoritario en cantidad pero tan decisivo de la economía y política uruguaya recibió el nombre de “Oligarquía”.
Con el correr de los años aquella oligarquía se mantiene, aunque debilitada ya que gran parte de sus tierras ha pasado a capitales transnacionales, varios de sus bancos fueron robados y fundidos, la industria se vio debilitada, pero mantiene casi intacto su poder en los medios. Por supuesto perdió uno de los poderes más atractivos y capaz de definir su mantenimiento como sector, el monopolio político que ostentó por casi dos siglos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *