Ernesto Talvi fue asesor económico del gobierno de Lacalle

Durante el último gobierno del Partido Nacional, cuando Lacalle era Presidente, se firmaron dos acuerdos con el FMI sujetos a condiciones de aplicación de políticas de reforma neoliberal, en las mesas de negociación, representando al Estado uruguayo, estuvo el economista Ernesto Talvi.

Los acuerdos con el FMI fueron públicamente discutidos en nuestro país porque la asistencia financiera tiene como contraparte la firma de un “cheque en blanco” que implica la aceptación de una serie de condiciones e injerencias sobre la conducción política de corte neoliberal, como estamos viendo en Argentina hoy.

¿De que se trata?


Históricamente las políticas del FMI, bajo el control de EEUU y Europa occidental, han sido diseñadas para promover la expansión, dominación y ganancias de sus principales corporaciones multinacionales e instituciones financieras. Los directores ejecutivos del FMI y el BM operan en estrecha consulta con sus gobiernos y especialmente con los Departamentos del Tesoro en las prioridades de decidir, decidir qué países recibirán préstamos, bajo qué condiciones y en qué cantidad.

Cuando el FMI firma un acuerdo envía la “señal” a la banca privada para realizar préstamos e inversiones en dicho mercado, pero estos préstamos e inversiones se encuadran en los compromisos asumidos por el país deudor. Esto incluye la usurpación de la soberanía, la demanda de la privatización y la reducción del gasto social, los sueldos, salarios y pensiones, así como asegurar la prioridad de pagos de la deuda. El FMI actúa como el “ciego” de los grandes bancos al desviar las críticas políticas y el malestar social.

Los acuerdos gestionados por Talvi

Durante el gobierno de Lacalle se firmaron dos de estos “acuerdos”, el primero el 12 de diciembre de 1990 y el segundo el primero de julio de 1992. Como en el resto de los países que firmaron con el FMI, el Fondo impuso condiciones de ajuste y reformas impopulares. Además del intento de privatizar las empresas públicas, se reformó la seguridad social, se eliminaron los Consejos de Salarios y se redujo sensiblemente el “gasto social” sobreviviente del Batllismo.

Ernesto Talvi era entonces asesor en jefe del ministerio de Economía, se reunía todas las semanas con el ministro de Economía, el presidente del Banco Central y el presidente de la Banco República y fue designado como el negociador principal en relación con las misiones del FMI.

Este tipo de acuerdos vieron su fin en 2006 un año después de que el Frente Amplio iniciara gobierno, Uruguay canceló la totalidad de su deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y recuperó su soberanía en materia de política económica.

El economista continúa con la misma idea. De gira por Florida consultado sobew si acuidiria nuevamente al FMI señaló: «si algún día al país se le termina el crédito no habrá más remedio que acudir al FMI».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *