El riesgo de manipular bombas

Mientras El País ve bombas el mundo nos ve como un país estable y confiable.

a línea editorial del diario El País, es muy clara, aún cuando en su interior suele escaparse alguna “buena noticia” se trata de generar temor e inestabilidad, porque resulta que cuando nos sentimos así podemos caer en la tentación del cambio.

Es por ello que, bajo el título “la bomba de Astori”, hablan de “problemas de sostenibilidad”, “déficit fiscal”, “malas decisiones en la última década”, pero en economía conviene sostener apreciaciones en cifras y cuando las mismas no son consistentes con esos conceptos siempre se puede acudir a la artesanía, así llegan al extremo de manejar un Producto Bruto Interno (PBI) de 40.000.000, cifra que solo aparece en algunas menciones de wikipedia, cuando el PBI de nuestro país es de 58.000.000 nominal y 78.000.00 (PPA), adicionalmente comenten otro error burdo para los especialistas consultados, asumiendo como deuda los intereses a vencer. En síntesis manipulan los datos para llegar a un mentiroso 65% de deuda (respecto al PBI).

Tal es el nivel de manipulación que no se sostiene siquiera con los datos por ellos mismos publicaron el 2 de octubre pasado.

«Tras alcanzar un máximo desde 2010 a fin de marzo, el endeudamiento público neto (a la deuda pública bruta se le restan los activos de reserva) se redujo en el segundo trimestre: pasó de representar 32,9% del Producto Interno Bruto (PIB) a 30,5%”

Nos queda preguntarnos ¿cómo se hace la cuenta cuando la misma varía de 30,5% al 65%?

Mientras El País se mantiene obsecuente en su tarea militante, el MEF y el BCU publican con total transparencia y avalados por diversas instituciones los datos de gestión y explican así la misma:  “La gestión de la deuda del Gobierno tiene como base una política prudente de manejo de la liquidez. Un colchón de liquidez compuesto de caja, activos financieros líquidos y líneas de crédito de desembolso inmediato brinda flexibilidad en las operaciones de gestión de la deuda y en el cumplimiento de las obligaciones financieras y presupuestarias de la Tesorería, en caso de perturbaciones temporales en los mercados de capitales.” (La estrategia de financiamiento y administración del gobierno central” disponible en la web del MEF.)

No siempre pasó lo mismo, ni en el manejo transparente de los datos, ni en los resultados económicos y mucho menos en el reconocimiento internacional. Recordemos que en 2004 la deuda pública superaba el 100% del PBI. Entonces la crisis que hoy niegan era visible y tangible para el 40% de la población que vivía bajo la línea de la pobreza, cuando se alcanzaban índices de desempleo superiores al 20%, con altos niveles de inflación y déficit fiscal. Situación a la que no se llegó por otra razón que la irresponsabilidad y mal manejo de las cuentas públicas. Porque al final resulta como ellos mismos sin querer plantean, en la editorial de la bomba, “los países que crecen y se desarrollan en el largo plazo son aquellos que logran tener trayectorias económicas estables, con ciclos económicos controlados” justo lo que pasó únicamente en los últimos 15 años en toda la historia de nuestro país.

Pese a quien pese, a nivel internacional continúan reconociendo la excelente conducción económica de Uruguay, tres calificadoras de riesgo mantuvieron el grado inversor con perspectiva estable (Moodys, R&I y DBRS). La calificación crediticia de grado inversor constituye un activo clave a la hora de mejorar el acceso al financiamiento del país a los mercados de capitales locales y externos, permitiendo acceder a costos de endeudamiento más bajos, plazos más largos y una base inversora más diversificada. Mantener el grado inversor se traduce en confianza internacional, base de inversiones.

El único interés de este medio, fundado y editorializado desde la sede del Partido Nacional es desestabilizar al gobierno y para ello no importa el método ni los efectos colaterales, llegan al insólito extremo de usar como fuente a wikipedia!. El colmo es pensar que son los mismos que en sus actos “autoconvocados” denuncian mal manejo de los datos por parte del Estado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *