El método Sartori: Ofrece excursión y pide credenciales

Circulan audios que evidencian su estrategia para comprar auditorio.

Quizá parezca rudimentario pero es simple, se trata de invertir. Primero se compra equipo, después son espacios en medios, luego encuestas, llamadas telefónicas, auditorios para actos y por último compran votos.

Funcionó en el SXIX y quizá siga funcionando en el SXXI. Por lo pronto un ilustre desconocido en la arena política viene a invertir a Uruguay, no en empresas ni negocios, donde quizá no le fue tan bien, sino en polìtica.

Así llega Sartori, con billetera grande que le ha permitido una presencia permanente en tandas publicitarias y vía pública, pero también un sorprendente tiempo en la programación de medios nacionales, que no se condice para nada con el caudal electoral que expresan las encuestas.

“Mañana sale una excursión a Montevideo, todo gratis y con comida incluida y todo, es ir nomás. Es una ayuda para Guaviyú, estamos con el político Sartori pero es todo fuera de la política y necesitamos gente, necesitamos llenar por lo menos tres ómnibus para ir… el que quiera ir solamente necesita la cédula y la credencial, nada más”  Expresa uno de los audios que se han dado a conocer en las últimas horas, coincidentes con la investigación que realizó El Observador.

Así se evidencia una preocupante y engañosa estrategia, que incluye la solicitud de la credencial cívica, como forma de obtener información sobre antecedentes de voto, en particular si se cuenta con muchas credenciales de un circuito, luego vendrá la marcación cuerpo a cuerpo, las promesas, la intimidación y si fuera necesario la compra del voto. Recordemos que era práctica habitual que los caudillos locales recolectaran las credenciales y las devolvieran en la puerta de los circuitos una vez emitido el voto. Asi funcionó en el pasado y así no debería funcionar la democracia en el SXXI.

¿Por qué se llega al uso de estos métodos?

Marek Hanusch (Universidad de Oxford) y Philip Keefer (BID) dejan claro en su articulo “Promesas, promesas: compra de votos y estrategias de movilización electoral de políticos sin credibilidad” que “Los políticos confían más en la compra de votos cuando son menos creíbles, compran los votos a aquellos que no creen en sus promesas políticas, y solo compran los votos de aquellos que habrían recibido transferencias postelectorales en un mundo de plena credibilidad política”

Para un desconocido como Sartori, en un tiempo de desconfianza solo queda el dinero y seguir el manual al pie de la letra.

Historia de perros

Otro elemento de manual ejecutado por Sartori es la adopción de Esperanza una perrita, que según adelantó lo acompañará durante toda la campaña. Al igual que lo hizo Balcarce durante la campaña de Macri en Argentina.

Hace poco tiempo Durán Barba, asesor de Macri y del Partido Nacional asumió, “Estuvo todo «totalmente estudiado». «Los perros se han adueñado del mundo y son parte de la familia», manifestó y hasta se animó a decir que Balcarce «es más importante que el Fondo Monetario Internacional».

Mientras siguen apareciendo deudas y denuncias de su actividad empresarial  (Ver: http://unoticias.uy/exempleado-denuncio-a-sartori-por-pagos-en-negro-y-despido-abusivo/) Sartori parece estar enfocado en seguir los pasos que llevaron a Macri a la Casa Rosada, y al igual que él parece que la gestión no es un tema de interés. Sin programa, sin propuestas Sartori llegará hasta donde su billetera y nuestra conciencia determine.

6 comentarios sobre “El método Sartori: Ofrece excursión y pide credenciales”

  1. Si los blancos no se avivan este vivillo se los come en 2panes. Un personaje sin ningún antecedente político, ni siquiera a la distancia, y empresario con dinero de dudosa procedencia fue aceptado para disputarle la presidencia. Todo se está poniendo turbio, para mi se vino de vuelta a Uruguay para no caer como el suegro y pasar su deuda con el banco Republica.

    1. Uuuh, veo que te adoptó también, igual que la perrita «Esperanza». Que lindo eso!
      No te voy a llamar al razonamiento y pedirte que te saques el collar.
      Mejor és que dejes de ser perro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *