El fracaso de los gobiernos neoliberales en América Latina

Paraguay está al borde de la recesión y Chile, país tan halagado por Ernesto Talvi a pesar de ser uno de los países más desiguales, está siguiendo sus pasos con una economía estancada, clara muestra que el neoliberalismo es una ideología cada vez más ineficaz. El fracaso del Gobierno de Mauricio Macri, con una Argentina recientemente declarada en “default selectivo” por la calificadora de riesgo Standard & Poor’s, es un excelente botón de muestra.

Pero detengámonos en Paraguay, país del cual muchas veces hemos oído decir que es la panacea de los empresarios. La economía paraguaya cayó 2,8% al cierre del primer semestre y se maneja la posibilidad latente de entrar en recesión. El Indicador Mensual de Actividad Económica del Paraguay (IMAEP) acumula siete meses consecutivos de contracción.

Los principales factores que llevaron a Paraguay a estar al borde de la recesión se explican por las malas políticas aplicadas por su presidente derechista Abdo Benítez.

Paraguay se ha caracterizado por la precariedad e informalidad laboral. El Banco Mundial, en su informe desarrollo 2019, lo ubica entre los países con mayor nivel de empleo informal al presentar una tasa del 71% en este indicador.

Según datos 2018, el 50% de los jóvenes del área urbana que están ocupados no tienen contrato de trabajo, con todo lo que ello conlleva: precarización de la vida laboral y personal, empleos mal remunerados y condiciones laborales deficientes, y, al no cotizar a la Seguridad Social, entre otros tantos aspectos, el trabajador informal no tiene derecho a una prestación por desempleo ni a la jubilación cuando termine la relación laboral.

Los datos tampoco son buenos en materia de pobreza. Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) la pobreza en ese país alcanza al 24% de la población. Para el Organismo, Paraguay es también uno de los países más desiguales de América Latina, superado únicamente por Honduras, Guatemala y Brasil.

Sin embargo, el actual candidato a la presidencia por el Partido Nacional, Luis Lacalle Pou, en oportunidad de su visita a ese país en 2017, sostuvo que Paraguay “es un país que avanza, produce y se tecnifica” y destacó que el país “está cada vez más posicionado en los mercados internacionales” y que está atrayendo a inversionistas que ya se están instalando en dicho país.

Por su parte, en el debate televisivo con Oscar Andrade, el candidato del Partido Colorado, Ernesto Talvi, sostuvo que “A Uruguay le fue relativamente mejor si nos comparamos con los peores de la clase. Nos fue peor que a Perú, Colombia, Bolivia, Paraguay y Chile” lo cual difiere notoriamente con la realidad.

Uruguay es reconocido internacionalmente como uno de los países que más avanzó en la conquista de derechos laborales, lidera los índices de formalidad en América Latina, se ubica entre los países de la región dónde se registra la mayor disminución de la desigualdad salarial y cuenta con la tasa de formalidad más alta de la región, cercana al 78%. Si hablamos de pobreza, también Uruguay es el país de América Latina con menor índice de pobreza, que hoy se ubica en el 8,1% de la población y es líder en inclusión social (según el ranking de economías emergentes inclusivas del Foro económico Mundial).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *