El Agua no se privatiza

Desde 1995 a la fecha se tramitaron 226 represas. Una de estas habilitaciones es usada por la prensa para embarrar la cancha, haciendo creer a la población que existe una intención privatizadora que dista mucho de la realidad. En cambio las nuevas habilitaciones a represas incorporan nuevas obligaciones ambientales reduciendo el impacto de las mismas.

En este periodo de gobierno el Estado tramitó 39 autorizaciones ambientales a represas, en su mayoría pertenecientes a fondos privados. Cuando un medio titula “El gobierno autorizó primer proyecto de riego a un fondo privado” es por lo menos erróneo. En todo caso podría decirse con propiedad que si se ha autorizado la primera represa desde que la ley de riego entró en vigencia.

Si fuéramos rigurosos, deberíamos aclarar que se trata de una pequeña represa para abastecer sus propias necesidades, no se trata de una represa destinada al abastecimiento multipredial y mucho menos con destino de venta de los excedentes. ¿Por qué ahora hablan de privatización?
Mientras tanto hay algo que sí cambió en esta autorización y son las condicionantes legales referentes a la presentación de un plan de manejo, de caudales ambientales, plazos máximos y controles ambientales. En lugar de contar esa parte de la película insisten con el «terrorismo periodístico». ¿que intencionalidad política se esconde detrás de estos manejos informativos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *