De eso no se habla

Durante décadas coexistieron en Uruguay un grupo de gente buscando desesperadamente conocer la verdad, los detalles de las últimas horas de familiares y amigos y otro grupo negando, ocultando y manipulando la información. En el medio la mayoría con temor a remover el pasado y un silencio atronador, “de eso no se habla”.

A los primeros no les sorprenden las declaraciones de Gavazzo, porque entre tanto caminar y golpear puertas fueron cientos los testimonios que dibujan los horrores vividos, antes y durante la dictadura. El resto no podemos aún salir de aquel silencio atronador, por eso nos refugiamos en lo conocido, en el presente y el trámite administrativo. Nuestro cerebro sigue repitiendo que de lo otro no se habla. El horror debe quedar del otro lado de la página.

Mientras tanto, los verdaderos responsables de torturas, desapariciones y sus cómplices continúan dándonos lecciones de ética desde las redes y los medios, y quienes por primera vez se enfrentan a la verdad y asumen la toma de decisiones son los juzgados por la sociedad. La misma que se sigue cuidado del dolor de la verdad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *