Bienvenido al show

En las últimas horas vivimos con mucha intensidad el “show de Artigas”, fuimos convocados a la inauguración de una ruta y un centro de la Universidad Tecnológica de Uruguay (UTEC), en lugar de eso nos encontramos en la calle y en las redes hablando de empujones.


Los tabacaleros tenían derecho de manifestarse, pero ahora resulta que en un comunicado público “el Sindicato Autónomo Tabacalero desconoce el insuceso” y plantea que “el Sr Delmar Suarez no es afiliado al sindicato…”, parece que el manifestante se desempeña como funcionario de la intendencia y encabeza una lista departamental de Alianza Nacional (Partido Nacional).  Hasta aquí ¿podría ser solo una coincidencia?

Supongamos que sí, pero si agregamos que algo similar sucede con el periodista que manifestó su indignación, quien en su cuenta de twitter se define como funcionario de la intendencia, además de corresponsal de medios privados. Que casualmente siguió a los “manifestantes” desde antes del suceso y que editó el empujón hacia el ministro, entonces ya parce más difícil de achacar a la casualidad.

Pero agreguemos que en las últimas horas circulan en redes fotos en las que se ve al diputado nacionalista Mario Ayala reunido con los “manifestantes” y circula la versión de que días previos hubo una reunión en la que se acordó esta movida.

En medio de toda esta operación, que degrada la práctica política, que aumenta la desconfianza y el descrédito, la mayoría se quedó con “el empujón de Bonomi” y unos pocos con la campaña sucia del Partido Nacional, pero lo grave es que no estemos hablando de los U$S80.000.000 invertidos en Ruta 30, de la Utec inaugurada un edificio de lujo y a la vista de todos, obras que forman parte de un proyecto de descentralización tan pedido a nivel local.

Solo debatimos sobre quien empujó primero, solo para sacar el foco de una obra que no pudieron (o no quisieron) hacer en 40 años de gobierno, la mejora de una ruta intransitable, una solución que apuesta a la descentralización educativa, algo que decían que era imposible.

Esa diferencia de modelos y gestión debería ser el foco de nuestra discusión hoy, pero algunos ahí pierden mientras   en el barro y el show mediático son los mejores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *