A Vero le soltaron la mano.

Llegó el día en que líderes y medios de la oposición le soltaron la mano a la senadora nacionalista Verónica Alonso, quizá porque el proyecto femenino no calza, quizá porque ya son demasiadas las manchas del tigre, quizá porque ya hay demasiados niños para el trompo de la candidatura. Por la razón que sea parece que la legisladora ya no cuenta con algunos respaldos y la “vista gorda” de los medios. Que si tuvo hasta ahora tanto con su procesamiento por el no pago de la imprenta, con su vínculo con Beraca y la Iglesia evangélica, y con los negocios familiares que en los últimos días surgen en redes sociales como bastante complicados desde el punto de vista ético.

Parece que ya no hay espacio para Vero, en el día de hoy amanecimos con el titular de El Observador, inmediatamente levantado por Telemundo mencionando el uso indebido de un título de maestría que la senadora no posée, y quizá lo peor sea el detalle anecdotario de que fue 4 días después de la sanción a Sendic que “corrigió” su CV, Alonso se suma al equipo de Javier García quien decía tener un título de pediatra que no tenía.

Julio María Sanguinetti, quien aprovechando la frágil memoria ciudadana volvió recargado a la arena política, también le dedicó una reflexión a la senadora al decir “Las invocaciones a Dios no deben estar en la política”, haciendo clara alusión a las palabras de Alonso en un evento religioso “Si Dios está con nosotros entonces quien en contra nuestro”. y aclara que los legisladores tienen que actuar bajo la Ley de la República y no bajo la Ley de Dios.

Lo que hasta ayer había sido una hermandad total de la oposición, liderada por el mismo Sanguinetti, hoy parece que empieza a dejar gente por el camino, quizá no son tan unidos, por algo no han consolidado una sola propuesta común, y la primera en quedarse en el camino parece ser Alonso.

2 comentarios sobre “A Vero le soltaron la mano.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *